Libros En Espanol

Download La Gran Guerra Por La Civilizacion by Robert Fisk PDF

Posted On April 11, 2017 at 5:09 pm by / Comments Off on Download La Gran Guerra Por La Civilizacion by Robert Fisk PDF

By Robert Fisk

Show description

Read or Download La Gran Guerra Por La Civilizacion PDF

Similar libros en espanol books

La puta de Babilonia (Spanish Edition)

Los angeles puta de Babilonia, como llamaban los albigenses a l. a. Iglesia de Roma segun l. a. expresion del Apocalipsis, saca a l. a. luz el voluminoso sumario de los crimenes perpetrados en nombre de Cristo por su Iglesia desde el ano 323 en que una de las muchas sectas cristianas de entonces, l. a. que se llamaba a si misma catolica, o sea common, se monto al carro del triunfo del emperador Constantino, un genocida, y de los angeles victima que cube que period se convirtio en victimaria.

Los Conflictos del Siglo XX: La Primera Guerra Mundial

En esta serie, conformada por seis t#237;tulos, el lector encontrar#225; los hechos hist#243;ricos m#225;s significativos del mundo contempor#225;neo desde l. a. Primera Guerra Mundial hasta nuestros d#237;as. Es esta una obra deconsulta, especialmente dise#241;ada para todos aquellos que no s#243;lo deseen conocer en detalle el desarrollo cronol#243;gico y armamentista decada uno delos conflictos, sino tambi#n, y quiz#225;s lo que es m#225;s importante a#250;n, entender las causas de estos enfrentamientos entre los distintos pueblos y Estados ysus repercusiones enla geopol#237;tica genuine.

Extra info for La Gran Guerra Por La Civilizacion

Sample text

Los norteamericanos intentan bloquear la ruta a Afganistán para los árabes. Prefiero las montañas. Me siento más seguro. » No durante mucho tiempo. Antes de que transcurrieran nueve meses estaría de vuelta a un Afganistán transformado y aún más siniestro, donde el pueblo estaría gobernado con una devoción dura e ignorante que ni siquiera Bin Laden habría imaginado. De nuevo recibiría una llamada de teléfono en Beirut, la invitación para ver a «nuestro amigo», el retraso —muy intencionado por mi parte— antes de partir de nuevo hacia Jalalabad.

Siseaba en la palabra señor. Sí, sí, aquí estoy. » Sólo poco a poco me di cuenta de que el hombre tenía que haber escalado por la antigua escalera de incendios para llegar hasta mi habitación. Me vestí, agarré un abrigo —tenía el presentimiento de que quizá viajáramos de noche— y casi olvido mi vieja Nikon. Pasé con tanta calma como pude por delante del mostrador de la recepción y salí al calor de primera hora de la tarde. El hombre llevaba una mugrienta túnica afgana de color gris y una pequeña gorra redonda de algodón, pero era árabe y me saludó con formalidad, agarrándome la mano derecha entre las dos suyas.

Y, cuando le pregunté a un funcionario europeo de las Naciones Unidas cómo podía competir el mundo con eso, inspiró con fuerza. «¡Legalizando las drogas! —exclamó—. Legalizándolo todo. Sería el final de los barones de la droga. Se arruinarían y se matarían unos a otros. Claro que el mundo nunca aceptaría algo así. com El ingeniero Mahmud se limitaría a encogerse de hombros cuando le repetí esas palabras. ¿Qué podía hacer? Saqué el tema del «jeque Osama» por tercera vez. El jeque quería verme, repetí.

Download PDF sample

Rated 4.01 of 5 – based on 35 votes