Libros En Espanol

Download La hora veinticinco by Constantin Virgil. GHEORGHIU PDF

Posted On April 11, 2017 at 4:45 pm by / Comments Off on Download La hora veinticinco by Constantin Virgil. GHEORGHIU PDF

By Constantin Virgil. GHEORGHIU

Barcelona. 1950. Luis de Caralt. 20x15. 402p.

Show description

Read or Download La hora veinticinco PDF

Similar libros en espanol books

La puta de Babilonia (Spanish Edition)

L. a. puta de Babilonia, como llamaban los albigenses a l. a. Iglesia de Roma segun los angeles expresion del Apocalipsis, saca a l. a. luz el voluminoso sumario de los crimenes perpetrados en nombre de Cristo por su Iglesia desde el ano 323 en que una de las muchas sectas cristianas de entonces, los angeles que se llamaba a si misma catolica, o sea common, se monto al carro del triunfo del emperador Constantino, un genocida, y de l. a. victima que cube que period se convirtio en victimaria.

Los Conflictos del Siglo XX: La Primera Guerra Mundial

En esta serie, conformada por seis t#237;tulos, el lector encontrar#225; los hechos hist#243;ricos m#225;s significativos del mundo contempor#225;neo desde l. a. Primera Guerra Mundial hasta nuestros d#237;as. Es esta una obra deconsulta, especialmente dise#241;ada para todos aquellos que no s#243;lo deseen conocer en detalle el desarrollo cronol#243;gico y armamentista decada uno delos conflictos, sino tambi#n, y quiz#225;s lo que es m#225;s importante a#250;n, entender las causas de estos enfrentamientos entre los distintos pueblos y Estados ysus repercusiones enla geopol#237;tica real.

Additional resources for La hora veinticinco

Sample text

Al despuntar el día, Iorgu Iordan abrevó a sus caballos y les dio su ración de avena. Después les acarició el cuello. Tenía ocho caballos. Cuatro los reservaba para montar, sin engancharlos jamás. Eran muy hermosos. Negros, de pura sangre árabe, con los remos finos y nerviosos y la cabeza de rasgos nobles. Eran sus únicos amigos. Les contó lo ocurrido con Suzanna y luego descargó en ellos toda la pesadumbre que anegaba su corazón. Los hombres no le inspiraban confianza. Los caballos, en cambio, le miraban con sus grandes ojos claros, brillantes como espejos, y sabían mitigar sus penas.

Volvió a preguntar Iohann. Y acto seguido añadió—: Voy a buscar algo que comer. Salió de la casa. Suzanna no se había movido. Estaba en el umbral, inmóvil, como yerta. Moritz le acarició el pelo. —Me voy al pueblo. Estaré pronto de vuelta. ¿Quieres dormir un poco? Cuando te despiertes, comeremos algo y nos iremos a la ciudad. —¿No nos quedaremos aquí? —preguntó ella, horrorizada por la idea de tener que seguir andando. —No —dijo él—. ¡Ven! La levantó, sosteniéndola por los sobacos, y la condujo hasta detrás de la casa, al pajar, donde la tendió sobre el heno.

Nada... Algo me lo dice. Puedes creerlo. Cuando regreses habré muerto. , no habrás muerto —respondió Moritz—. Estarás como ahora, en casa de tu padre y de tu madre. No te encuentras sola. No estás en una casa extraña, sino en la tuya propia. Suzanna se echó a llorar débilmente. —¿Qué tienes? —le preguntó Iohann, besándola. Los labios de la mujer estaban fríos y mojados por lágrimas saladas—. ¿Qué te pasa? —Dirás que son ideas de loca. Ideas de mujer. Es mejor que no te lo diga. —Prometo no decirte que son ideas de mujer.

Download PDF sample

Rated 4.47 of 5 – based on 39 votes